Un candidato mentiroso será capaz de hacer lo que sea por el poder

Compartir ahora:

Días han pasado desde que le debate presidencial sucedió, sin embargo, los efectos de las declaraciones de los candidatos a la presidencia siguen estando presente en nuestro día a día.

Lo hemos sabido por distintos medios y opiniones de expertos, los ganadores del mismo fueron Anaya por su argumentación y estructura, y AMLO por su postura inamovible ante los embates de sus contendientes.

Ahora bien, un hecho realmente relevante que no ha dejado este primer debate, es la fragilidad de la verdad. Ya que quedó demostrado que cualquier persona puede pararse ante una audiencia y afirmar que sus declaraciones son verídicas y que las de sus contrincantes no.

De tal modo, nuestro debate quedó permeado de falacias por parte de los presidenciables. Desde los tres departamentos que tiene AMLO, así como el supuesto aumento de inseguridad durante su gestión en la CDMX, hasta la ausencia de programas sociales en Nuevo León.

El debate ha marcó un antes y un después en cuanto a las declaraciones mediáticas se refiere, y considero que fue el inicio de una guerra sucia de información por parte de los candidatos.

Esto demuestra la pobreza ética que tiene la política mexicana y hace evidente el nivel de corrupción e impunidad ante los ojos internacionales.

Es la cara que estamos dando al mundo.

Todos los candidatos que dieron datos como verdaderos durante el debate y días después se demostró que eran solo mentiras, mandan un mensaje claro a los mexicanos como al mundo interesado en las elecciones de nuestro país. Estamos dispuestos a hacer lo que sea con tal de llegar al poder, incluso mentir.

Podremos pensar vagamente, una mentira no le hace daño a nadie, sin embargo, no es la mentira en sí la que daña, sino las implicaciones éticas y los efectos adyacentes en la que ella convergen.

Por ejemplo, Javier Duarte solo mintió un poquito al decir que le daba medicamento contra el cáncer a niños veracruzanos cuando era solo agua, o como Draco Ramírez, que construyó un paso exprés con los más altos estándares de calidad y después ¿qué pasó? ¿solo un pequeño bache verdad?

¿Sigues pensando que pequeñas mentiras no causan nada?

Por lo tanto, debemos tomar enserio lo ocurrido el pasado domingo, y considerar, sumamente nuestra opción al voto, puesto que si ahora que aún no son presidentes tienen la osadía de mentir, ¿Qué serán capaces de hacer una vez en el poder?

Opinión de Santana Rodríguez

Regístrate y entérate de las noticias más relevantes.

*Te prometemos que no generamos spam.

Compartir ahora:

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *