Se alza otra voz contra el Papa por cubrir a los pederastas

Compartir ahora:

Monseñor Jean-François Lantheaume, exasesor de la nunciatura en Washington, Estados Unidos, respaldó el documento del arzobispo Carlos María Viganò donde acusa al Papa Francisco de estar al tanto de los abusos sexuales en ese país y no hacer nada al respecto.

“Viganò dijo la verdad, eso es todo”, expresó Lantheume a la agencia de noticias católica CNA.

El prelado, quien abandonó el cuerpo diplomático del Vaticano y se encuentra en Francia cumpliendo el rol de un simple sacerdote, dijo haber presenciado años atrás una acalorada discusión entre el cardenal Theodore McCarrick, acusado públicamente en julio de abusos sexuales, y el nuncio Peitro Sambi, predecesor de Viganò, y aseguró estar dispuesto a testificar al respecto.

Se cree que el arzobispo McCarrick aún reside en la Arquidiócesis de Washington, bajo “las condiciones de oración, penitencia y reclusión” impuestas por el Papa.

Según Viganò, el exdiplomático de alto rango del Vaticano en Estados Unidos y un devoto crítico de Francisco, el Papa sabía desde 2013 de los abusos sexuales que cometió McCarrick, porque el mismo se lo informó y lo protegió.

En declaraciones en el blog del periodista italiano Aldo Maria Valli, el arzobispo Viganò dijo que estar “sereno y en paz” después de haber hecho la denuncia, aunque triste por los intentos para socavar su credibilidad. Señaló que no actuó por venganza ni ira, “sino por amor que le profeso de toda la vida a la Iglesia católica”.

Valli, experto sobre asuntos vaticanos con la televisora estatal RAI, dijo que arzobispo acudió a su casa en un par de ocasiones para consultarle semanas antes de que hiciera pública su denuncia. Otro periodista italiano conservador, Marco Tosatti, lo ayudó a reescribir y editar el documento de 11 páginas, para difundirlo tanto en italiano, inglés y español.

En la entrevista Viganò dijo que “la corrupción ha llegado a lo más alto de la jerarquía de la iglesia”. Explicó que decidió hacer la denuncia pública ahora porque cuando la comunicó confidencialmente a tres cardenales en 2012 jamás se tomaron medidas.

Esa declaración se refirió a la pesquisa de 2012 ordenada por Benedicto XVI sobre las filtraciones de documentos confidenciales conocidas después como el asunto “Vatileaks”. El entonces mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabrieli, fue declarado culpable de sustraer los textos y filtrarlos a un periodista italiano que los publicó en un libro que fue un éxito de ventas.

Viganò dijo que la información que entregó a los cardenales investigadores de Benedicto XVI era similar a la que escribió en la denuncia.

“Siempre pensé que la jerarquía eclesiástica tendría la capacidad para encontrar a en su interior los recursos para erradicar la corrupción”, declaró.

FUENTE: ELFINANCIERO

Regístrate y entérate de las noticias más relevantes.

*Te prometemos que no generamos spam.

Compartir ahora:

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *