Quedó atrás persecución ‘injusta’; regreso con espíritu de transformar: Gómez Urrutia

Compartir ahora:

Después de doce años lejos de los medios mexicanos, el líder del Sindicato de Mineros, Napoleón Gómez Urrutia, acompañado de un nutrido cuerpo de seguridad, aseguró que dejó atrás la persecución injusta” y el conflicto “innecesario”, pero que llega al Senado con un espíritu de transformar.

“Quiero decirles que para nosotros atrás han quedado toda esta serie de conflictos y actitudes perversas que trataron de deformar la realidad del país, la realidad del sindicato minero… Vengo con el mejor espíritu y estoy aquí para compartirlo con ustedes, de construir y ayudar a transformar la realidad económica, política y social de México”, dijo.

Acompañado de líderes sindicales de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, Gómez Urrutia aseguró que su persecución fue injusta porque derivó de un conflicto propiciado por grupos de poder que se “amafiaron para atacar y tratar y pretender destruir a una organización sindical como la que me honro en presidir”.

Recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo exoneró, en 2014, “completamente de calumnias”, y recomendó a quienes cuestionan su inocencia, leer su libro ‘El colapso de la dignidad’ de la página 239 a la 242 en las que se encuentran las auditorias realizadas al sindicato.

También se dijo honrado de llegar al Senado de la República, donde apoyará uno de los temas que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador impuso desde su campaña: la reconciliación, pero advirtió que “los que hayan cometido abusos que se atengan a las consecuencias de la ley”, en referencia a quienes lo calumniaron.

“Si hay posibilidades, en algunos casos, de reconciliación como ha sido un llamado que ha hecho el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, desde luego estarán las puertas abiertas para la reconciliación, para la negociación y para resolver cualquier conflicto que se haya presentado en el pasado o que esté en transcurso en el momento actual”, agregó.

Respecto a la Mina Pasta de Conchos, en la que murieron 65 trabajadores tras el colapso de túneles, el 19 de febrero de 2006, el líder sindical aseguró que se mantiene las tres peticiones respecto a ese caso: la indemnización a las familias, el rescate de 63 cuerpos que quedaron atrapados y que se reabra la investigación.

Al ser cuestionado sobre los 55 millones de dólares que el sindicato debe pagar a extrabajadores por concepto del uso y destino de la venta de un paquete accionario de 5 por ciento en las empresas Industrial Minera México y Grupo México, Gómez Urrutia pidió atender el tema de Pasta de Conchos.

“Preguntan mucho sobre los 55 millones y todavía no escucho una pregunta sobre los 65 muertos, sería bueno que me preguntaran dónde están y por qué los abandonó esta empresa”, respondió.

En la conferencia participaron los dirigentes sindicales: Ken Neumann, de United Steelworkers; Len McCluskey, secretario general de Unite de Union y Valter Sanches, dirigente de la Industrial Global Union, quienes mostraron su apoyo al líder sindical y aseguraron que observarán lo que sucede en México con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

FUENTE: ELFINANCIERO

Regístrate y entérate de las noticias más relevantes.

*Te prometemos que no generamos spam.

Compartir ahora:

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *