No elegimos al más Sabio, sino al menos idiota

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+

Cruda la expresión,sin embargo, ha sido la constante en cuanto a las últimas elecciones presidenciales de nuestro bello país se refiere.

El sistema actual de gobierno, donde solo unos cuantos pueden llegar a las cúpulas del poder y de esa manera tener la posibilidad de postularse para los cargos públicos, muestra la crisis en la que actualmente nos encontramos. Misma que refleja, la ignorancia y aletargamiento en la que vivimos la mayor parte de los mexicanos.

Ahora, con el uso excesivo de las redes sociales y el tráfico masivo de información que hay en el internet, podemos darnos cuenta de la poca preparación de aquellos que son nuestra voz, desde nuestro máximo representante, hasta aquellos presidentes municipales. Todos y cada uno de ellos forman parte de nuestro circo llamado política.

Como ejemplo tenemos al diputado que con solo haber terminado la preparatoria quiere que las cédulas profesionales  sean renovadas cada seis años.

Sin embargo no tenemos otra opción -o tal vez sí- no lo sé. Aclarémoslo con el siguiente ejemplo: supongamos que vivimos en un pueblo remoto en donde solo existe una verdulería, dicho pueblo se encuentra alejado de toda zona urbana y la comunicación con él es casi imposible por las condiciones geográficas. Ahora bien, supongamos que un día necesitamos comprar unos jitomates para poder una sopa que necesitamos para no sufrir inanición, caminamos felizmente a la verdulería pero en la cesta los jitomates ya no se encuentran en su mejor estado, muchos, en todo caso, apunto de estado de putrefacción. Nosotros necesitamos esa verdura, y no hay manera de ir a otro lugar, es la única opción que tenemos. Así que solo nos queda elegir la menos podrida, la que nos haga menos daño. Fin.

Aunque burdo, somero y risible el ejemplo que he decidido usar, no está muy alejado de la realidad en la que nos encontramos.

La sociedad es la necesitada de esa verdura, la verdulería es el sistema político mexicano (las instituciones) y los jitomates, todos y cada uno de la clase política, de donde tenemos que elegir a nuestros gobernantes.

Tal vez esa es la razón por la cuál no importa el partido que gobierne nuestra nación, ya que quién sea el que esté al frente, todos vienen del mismo cesto. Claro, puedo equivocarme, o puede haber sus excepciones, sin embargo es un conocimiento que solo podemos conocer a posteriori.

Tal vez necesitemos, aunque suene utópico, la reconfiguración de raíz de nuestros sistema político, pero sobre todo, Necesitamos cambiar nuestro papel dentro de la toma de decisiones. 

En los últimos años nuestra participación sea reducido a solo votar lo que se puede resumir en una actividad a medias o solamente pasiva. Necesitamos ser activos y exigir mejores representantes. Si personas ignorantes nos gobiernan hoy, tan bien es gracias, a la apatía y desinterés que tenemos a la hora de elegir.

Tenemos lo que merecemos, una sociedad apática, bien puede ser representada por un analfabeta, en fin nada pasa y nada nos interesa.

Recientemente el temblor CDMX sacudió nuestras conciencias y aparentemente México despertó e interpeló el actuar de todos sus actores políticos, con esa misma iniciativa debemos seguir.

Para ser un mejor país debemos exigirnos lo mejor, y no conformarnos con menos. Necesitamos representantes preparados, capaces de sortear cualquier adversidad. No merecemos menos que eso.

Opinión de Santana Rodríguez

 

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *