La “Verdad” de las declaraciones federales, una moneda de dos caras.

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+

Alguna vez dentro de nuestro haber, habremos escuchado la frase, “no todo lo que brilla es oro”, bien, considero que dichas palabras ejemplifican la realidad de las declaraciones con las que regularmente los gobernantes nos tienen acostumbrados.

Ellos con un sutil discurso evocan las más prodigiosas afirmaciones que nos hacen creer que “vamos bien y vamos mejorando”, en la mayoría de los casos oraciones que poseen doble significado, dos caras de una misma moneda.

Hace pocos días el gobierno de la república afirmaba que ha habido un incremento en los empleos de los mexicanos, esta noticia podríamos anunciarla con pompa y vítores. Sin embargo, aunque afirmativa la nota, contrasta con la realidad de la mayoría de los mexicanos de clase baja y media.

Podemos tomar esta noticia como válida sin embargo debemos hacer hincapié en las siguientes preguntas:

¿Qué tipo de trabajos son los que se han aperturado? E inmediatamente se seguirá ¿qué tipo de salario es el que ofertan?

Sí, hay un incremento en los empleos, pero éstos en su mayoría son con un salario mínimo o para un sector donde se requiere mucho menos preparación educativa.

Por lo tanto, la nota aunque lleve la apariencia de ser positiva, tiene en su haber una realidad negativa, esto  es: la falta de oferta laboral de empleos bien remunerados.

Este serio problema federal ha sido una constante en los últimos sexenios,  de ahí que tengamos doctores, arquitectos y licenciados, trabajando de cajeros en cadenas de autoservicios o de taxistas ejecutivos, sin que alguno de estos trabajos sea en detrimento de su dignidad, el problema radica en que no se han preparado toda su vida para ejercer de esa manera.

Es aquí donde nuestro papel como sociedad es sumamente importante, no podemos, de ningún modo, dar por hecho todas y cada una de las “Verdades” que nuestros representantes salen a darnos en pantalla. Debemos, pues, escuchar y posteriormente cuestionar cada una de sus declaraciones, para poder saber así si esos logros a los que quieren que les demos vítores son dignos o no de la alabanza que claman.

En este caso enorgullecernos de la premisa que “hay un incremento positivo en los empleos en el país” contrasta con la realidad en la que estamos inmersos. Por lo tanto, ante las declaraciones del gobierno, es nuestro deber, demandar no solo más empleos, sino empleos de calidad, pero sobre todo bien remunerados en correlación con la actividad que se realiza.

En ese mismo sentido tenemos otra afirmación que abordaremos de manera somera. Hace una semana los diarios nos informaron sobre el posible aumento en el salario mínimo, esto para todos aquellos que nos encontramos bajo ese esquema fue motivo gozo, pensamos: “¡Qué bien! ahora sí nos alcanzará para más”, sin embargo,  dicha noticia contrasta con la realidad de inflación en la que nos encontramos. Aunque nos aumenten el sueldo, esto no cambiará en nada nuestra realidad, ya que si los productos están cada vez más caros todo resulta a razón de lo mismo. Ganaremos más pero en el mismo sentido gastaremos.

La verdad de los gobiernos es oblicua, es nuestro deber pues, observarla.

Opinión de Santana Rodríguez

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *