La falta de ética en los medios de comunicación en estas elecciones

Compartir ahora:

La guerra sucia mediática funciona

Hemos entrado a la zona media de la carrera por la presidencia de México, y tal cómo se había pronosticado, la guerra sucia en los medios de comunicación se intensificó.

¿a qué me refiero con guerra sucia?

En un proceso de campaña es normal ver que los candidatos hagan alusión a los errores de sus adversarios, sin embargo, cuando el contenido de los spots o propaganda no puede ser cotejado con hechos y solo es una mera especulación con fines de manipular el voto, es a lo que yo llamo guerra sucia.

Debo aclarar que este artículo no busca defender o dar razón a ninguno de los candidatos a la presidencia, sino examinar la influencia que tienen este tipo de spots en la audiencia, y a la responsabilidad ética que deberían observar todos los medios de comunicación que son actores en esta trama de cara a los comicios del primero de julio.

Esta semana en una de las típicas charlas que tengo con uno de mis hermanos me hizo una pregunta que me evocó a reflexionar sobre la guerra sucia en estas elecciones y que fue la motivación del presente artículo.

El espontáneamente, o tal vez motivado por el conocimiento de mi oficio, me pregunto ¿si era verdad que nos convertiríamos en Venezuela al votar por “ya sabes quién”? No pude contener mi respuesta y contesté “no mames, cómo crees”. Al ver su mirada en tono serio, comprendí que esperaba una respuesta elaborada, ergo, me vi en la necesidad de preguntar en qué basaba su inquietud. La respuesta fue que había escuchado muchos anuncios en la tele, radio e internet, dónde aseguraban ese fatídico futuro de ganar “ese” candidato.

Lógicamente respondí a cada uno de sus cuestionamientos, mismos que no puedo plasmar por cuestiones de mantener la imparcialidad en este proceso.

Sin embargo, al terminar dicha conversación comencé a ver el impacto que tienen todos estos spots y cómo son capaces de permear y manipular inconscientemente el voto de cada uno de los ciudadanos.

Pensé en todos esos ciudadanos que estamos expuestos constantemente a la manipulación mediática y que somos propensos a tomar todas esas mentiras que los partidos políticos quieren que nos creamos como verdades absolutas.

La aseveración de que México se convertirá en su homologo Venezuela carece de fundamentos substanciales, basado en las realidades paralelas que cada país posee. No lo digo yo, sino distintos grupos de expertos en el tema, que van desde economistas, sociólogos politólogos y empresarios.

¿Dónde queda la ética de los medios de comunicación?

Un punto a considerar es, ¿dónde queda la ética en todo esto? Es más que evidente que muchos de los partidos políticos hacen a un lado la ética puesto que en su afán de continuar en el poder o de obtenerlo son capaces de hacer lo que sea por consolidarse en su empresa.

Es claro pues que seguirán haciendo los spots que sean necesarios para difundir falacias con tal de obtener el voto de los ciudadanos.

Ahora bien, lo que es realmente preocupante es la función de los medios de comunicación, pues to que muchos de ellos se han vendido al mejor postor.

En su deber ser, éstos deberían observar un compromiso con la verdad y la divulgación de ésta; basada en hechos y no en subjetividades. Sin embargo, la realidad es otra. Los mismos medios de comunicación son los encargados de esparcir todas las mentiras que los agentes políticos quieren decirnos, sin el menor remordimiento de conciencia, y sin comprender la responsabilidad que poseen al permitir estas prácticas poco sanas.

Por lo tanto, la ética se ve comprometida por los intereses económicos de los medios en cuestión.

Ergo, si como medio de comunicación propago noticias que son falsas, yo soy un medio falso. Capaz de tomar como verdad cada hecho, que, aunque el colectivo nacional sepa es falso, yo lo coloco como todo lo contrario.

Considero, bajo mi humilde opinión, que los medios deben comprometerse con lo que comparten, no caer en la propagación de mentiras que manipulen el voto y en todo caso hacerse responsables de sus actos. Estas elecciones son perse las más complicadas de la historia de nuestra democracia, con esta falta de eticidad de los medios, solo provocamos un incierto en los ciudadanos que no saben qué creer o quién posee la verdad.

Opinión de Santana Rodríguez

 

Regístrate y entérate de las noticias más relevantes.

*Te prometemos que no generamos spam.

Compartir ahora:

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *