Jamaica, una ‘súper flor’ contra bacterias multiresistentes

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+

De una a cien mil bacterias patógenas pueden hallarse en frutas u hortalizas, sobre todo cuando son regadas y lavadas con aguas negras antes de su venta, y son capaces de sobrevivir más de cien días.

“Este es un gran problema”, argumentó Javier Castro Rosas, investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), al señalar que los alimentos de origen vegetal están contaminados con tifoidea, salmonella y E. Coli, por ejemplo.

Los reportes indican que solo bastan 10 bacterias de salmonella para que una persona enferme, y es preocupante ya que los microorganismos han desarrollado resistencia a ciertos antibióticos usados en los alimentos, medicina humana y veterinaria, alertó.

Hace 20 años, dijo, era posible eliminar las bacterias con concentraciones de desinfectantes a base de hipoclorito de sodio o de plata, “pero hoy se han vuelto resistentes a estas sustancias o han generado una resistencia cruzada para adaptarse a diferentes condiciones ambientales”, expuso.

Esta situación es un peligro cada vez más latente para la salud pública, insistió el también profesor del Área Académica de Química de la UAEH, quien desde hace más de 15 años investiga las propiedades antimicrobianas de la Flor de Jamaica para contrarrestar el problema.

Dijo que la jamaica es una especie vegetal originaria del continente asiático, que después fue llevada para ser cultivada en países de Europa, África y América.

En México hay 40 variedades de esta planta y las principales entidades productoras son Guerrero y Oaxaca, con más de 80 por ciento a nivel nacional.

Se siembra por sus hojas, cálices carnosos, semillas y fibra, empero, el mayor interés comercial está centrado en su cáliz, debido a sus beneficios en la alimentación y la medicina, pues es rica vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas, azucares y fibra.

Las investigaciones revelan que su consumo ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre y reduce el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión en quienes sufren estas enfermedades. Expertos de la UAEH estudian también sus efectos contra el cáncer de páncreas, colón e hígado.

Aunque también es sembrada en Michoacán, Nayarit, Puebla, Campeche y en algunas zonas de la Huasteca Hidalguense, Castro Rosas subrayó que en los dos primeros estados hallaron dos variedades con alto potencial microbiano: Criolla y Blanca o “Alma Blanca”.

Después de analizar las bondades del cáliz de ambas especies, el científico mexicano determinó que la variedad Blanca posee una elevada actividad antimicrobiana contra las bacterias patógenas de las frutas y hortalizas. “Hemos visto que tiene mayor concentración de ácido hibiscus”, resaltó.

Así, el efecto antimicrobiano de la jamaica es capaz de eliminar entre 800 y 900 microorganismos dañinos, de los mil que pueden contener los alimentos, en comparación con los desinfectantes de uso común en los hogares.

“Es una gran cantidad”, acentuó el investigador, al ejemplificar que el cloro suprime solo de 200 a 500 bacterias de tifoidea y la plata coloidal erradica entre 50 y 100.

Mencionó que desde 20 años fue identificado el ácido hibiscus en la jamaica, pero se desconocía su potencial antimicrobiano y, por ello, ahora busca proteger el uso de este compuesto ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

 

FUENTE: EL SIGLO DE TORREON

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *