¿Cómo le ha ido al peso con la renegociación del TLCAN?

Compartir ahora:

La octava ronda de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se acerca y con ello continúa la incertidumbre sobre qué pasará con la relación comercial entre México y Estados Unidos, un tema que ha impactado la relación entre el peso y el dólar.

Desde que comenzaron las pláticas para modificar el acuerdo comercial (16 agosto de 2017) hasta que concluyó la séptima ronda (4 de marzo 2018), el peso contra el dólar ha pasado de las 17.7 unidades a 18.8, una variación de 6.2%. Se espera que el 8 de abril comience la octava vuelta de la renegociación del tratado.

“Tenemos una presión por la renegociación del TLCAN, a lo cual se han agregado presiones por procesos políticos y los aranceles al aluminio y acero. Estos elementos internos y externos son los que han propiciado una pérdida de fuerza del peso frente al dólar”, comentó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), en anterior consulta.

El IDIC estima que al cierre del 2018 la moneda mexicana se ubique entre los 19.50 y 20 pesos por dólar.

Sin embargo, según estimaciones de la agencia calificadora Moody’s, en caso de que Estados Unidos salga o la renegociación no finalice en buenos términos, el tipo de cambio podría llegar a las 27 unidades durante el año, para después bajar a un rango de entre 24 y 25 en 2019.

“Lo que vemos es que el TLCAN implica volatilidad en las variables financieras de corto plazo. En caso de un escenario de estrés, la variable de largo plazo más afectada sería la llegada de inversión”, explicó a medios Jaime Reusche, analista soberano para México de Moody’s.

El pasado 8 de marzo de 2018, la administración de Donald Trump anunció que Estados Unidos impondrá aranceles a las importaciones de acero y aluminio por 25% y 10%, respectivamente.

Por ahora, México y Canadá quedaron exentos de dichos aranceles mientras sigue la renegociación TLCAN, sin embargo, en caso de que el gobierno estadounidense diera un revés a dicha medida, estarían en juego 50,000 empleos y 1,500 millones de dólares (mdd) en exportaciones, en especial dentro de la industria siderúrgica, según lo previsto por el IDIC.

Entre las consecuencias más visibles por los aranceles impuestos por Estados Unidos está el inicio de una guerra comercial, en especial por parte de la Unión Europea y países asiáticos, de acuerdo con especialistas.

“Tanto China como la Unión Europea advirtieron en días anteriores que tomarían represalias en contra de estas medidas, lo que empezó a generar temores de que se inicie una guerra comercial”, indicó el grupo financiero Monex en un documento.

FUENTE: FORBES

Regístrate y entérate de las noticias más relevantes.

*Te prometemos que no generamos spam.

Compartir ahora:

Haz un comentario

Tu dirección de email no será publicado.
Datos requeridos están marcados con *